INTERVIEW 13 / 10-2018 / YOROKOBU
YOROKOBU - ¿Puedes definirme en pocas palabras tu trabajo?
Jon Juarez - El dibujo es una herramienta del pensamiento, igual que lo es la escritura, o la música, o el movimiento, etc. A menudo, se afirma que el dibujo apoya al texto, o que trabaja en función del texto, o que el dibujante trabaja para el guionista. Son todo topicazos que intentan jerarquizar el poder de una herramienta sobre otra. Pero en realidad, escritura, dibujo, movimiento... son herramientas que se deben a la idea, a las emociones, a los impulsos, y a nuestra capacidad de darles sentido. Si elegimos una herramienta para definir una idea, elegimos la herramienta que mejor dominamos para poder expresarla, y esta herramienta, por lo general, suele ser la palabra, por simple y por económica. Pero eso no significa que sea la más poderosa.

Cuando tengo una idea, mi trabajo es descubrir cuales son las herramientas que mejor domino para definir esa idea. O saber a quién puedo convencer para que me ayude con sus habilidades a definir una idea mejor que yo. Hace años tuve una idea. Sabía que no podía convencer a nadie para que la dibujara, así que intenté dominar esa herramienta. Me he pasado 10 años aprendiendo, y al final he profesionalizado mi propio aprendizaje. Pero siempre lo he entendido como un gimnasio, mi objetivo no es la ilustración. Las ideas que tengo no dependen de una única herramienta, ni de una combinación concreta. No soy dibujante, no soy escritor, no soy carpintero... solo quiero realizar algunas ficciones, y definirlas lo mejor posible.
YOROKOBU - ¿Qué peso crees que tiene la portada de un disco para el propio disco? ¿Hasta qué punto puede ser 'culpable' del éxito de un disco?
Jon Juarez - Bueno, esta pregunta es fácil. Creo que el formato CD, es el formato más guarro que ha inventado el ser humano después de la bolsa de plástico, la escobilla del water, y los chicles. La industria del disco se ha dejado cegar por un producto estandar y barato en su fabricación, pero que en realidad no aporta nada. A la vista está. Si después de la música, lo que más te gusta de un CD, es la caja, es que estás pinchando blando. Ahora la gente escucha la música en spotify, un lugar donde el autor pierde bastante la identidad. Ahora la identidad del músico o la música, la encuentras en el directo. Pero hay discos que a mi entender, se merecen un fetiche, algo que lo haga tangible, un talismán mágico y místico. Stanich para mi tiene ese don, pero obviamente el formato no corresponde, no cumple la función. Se me ocurren mil maneras de hacer las cosas diferentes, pero ni tengo el dinero, ni tengo el poder de convicción. A la pregunta; Qué peso crees que tiene la portada del disco?... digo, que en comparación con el esfuerzo de Angel Stanich dando el do de pecho por todos esos escenarios, no tiene ninguno, es anecdótico. Pero creo que ahí hay otra pregunta oculta; En qué proporción el ilustrador es autor del CD? Pues, no sé contestarte a esa pregunta. Pero lo que si sé, es que el ilustrador es autor de ese producto, tanto como lo es de un libro, pero no conozco a ningún ilustrador que haya cobrado royalties por un CD. Sabes quien no es autor? la discográfica y la distribuidora. En el pasado, el icono tenía la capacidad de trascender, como le ocurrieron a los labios de los Rolling Stones. No sé si ese tipo de fenómeno volverá a ocurrir mientras no manden a criar malvas a ese plasticorro tan cutre que es el CD.
YOROKOBU - ¿A la hora de trabajar para los discos de Angel Stanich, ¿cómo te ha influido el tipo de música o la temática de los discos? ¿Cómo te enfrentas a un trabajo de este tipo? ¿Dista mucho de trabajar para otro tipo de cliente?
Jon Juarez - En 7 años de autónomo solo hay dos trabajos que hay empezado por iniciativa propia. Uno de ellos es “Camino Ácido”. La idea del músico columpiándose con los pies hundidos en la nieve tropical, la tenía desde antes de conocer a Ángel Stanich. Me planteé el disco como una exploración de lo que podía ser mi estilo de ahí en adelante. Así que más que adaptarme a “Camino Ácido”, hice que "Camino Ácido" se adaptara a mi. Creo que es la última vez que he hecho algo parecido. Cuando trabajo con un cliente hago lo que me piden e intento colar algo que me agrade... pero no fuerzo la maquinaria del mercado. En "Antigua y Barbuda", por ejemplo, en la portada, se tenía que ver la bandera del país. No soy muy fan de las banderas, así que intenté entender la bandera a mi manera. Con un cliente más clásico no hubiera quedado así. Con Ángel Stanich en cambio podía permitirme ese tipo de lujos, porque vive en pelotas debajo de un peñasco de la Pedriza, rodeado de un jardín de plantas medicinales mágicas y hombres reno, y a menudo, las palomas mensajeras que usamos para comunicarnos se pierden por el camino. Esas palomas llegan con las pupilas muy dilatadas joder, y no se les entiende cuando hablan.

Back to Top